¡Pruébalo si puedes! Los 10 platos más raros

¡Aprende nuevos idiomas hoy! Elige cuál quieres aprender:

¡Pruébalo si puedes! Los 10 platos más raros

blog-image

Una de las cosas más gratificantes de viajar es probar tu comida favorita en su país de origen.

Ya seas un foodie aventurero o andes buscando un nuevo y tentador plato étnico para tus invitados, aquí te presentamos algunos.

1. Smalahove, Noruega

El Smalahove es un plato tradicional del occidente de Noruega que se cocina con una cabeza de oveja y se suele comer antes de Navidad. El nombre del plato procede de la combinación de las palabras noruegas “hove” (cabeza) y “smale” (oveja), así que Smalahove significa literalmente cabeza de oveja. La piel y la lana de la cabeza se queman, se quita el cerebro y se le echa sal a la cabeza. A veces se ahúma, y al final se seca. La cabeza se cuece o se cocina al vapor durante tres horas y se sirve con puré de nabo sueco y patatas.

2. Pez fugu, Japón

Una de las delicias más preciadas de Japón es al mismo tiempo uno de los platos más peligrosos que te puedes llevar a la boca. El fugu es un pez cuco y diminuto, pero mortal de necesidad. El fugu expulsa un veneno.

En la actualidad, no existe ningún tipo de antivenin que pueda arreglar los estragos del envenenamiento por fugu. A pesar del riesgo, los restaurantes japoneses más lujosos cuentan con chefs capacitados para cocinar fugu para los miembros de la clase alta, los aficionados al fugu y cualquiera que busque emociones culinarias fuertes. Para minimizar el riesgo, los cocineros siguen unas normas de preparación, saneamiento, almacén y desecho muy estrictas.

3. Sopa de pene de toro, Bolivia

Conocida como Caldo de Cardán, esta sopa contiene el pene y los testículos del toro, que, por cierto, tienen el aspecto que os imagináis. Para mucha gente, esta comida es como un medicamento multiuser barato, ya que ayuda a aliviar la fatiga, la anemia y las resacas. Además, la sopa de pene de toro está considerada un afrodisiaco.

4. Hormigas culonas, Colombia

En Colombia, las hormigas culonas se comen como si fueran cacahuetes.

La preparación parece sacada de una película de terror, ya que se sujeta a la hormiga y se le arranca la cabeza rápidamente. Después, se le arrancan las alas y las pinzas, y se deja el cuerpo macerando por la noche en agua salada antes de freírse. El producto final sabe y tiene la consistencia de trozos de bacon fritos. Algunos lo consideran un afrodisiaco,

5. Sopa de murciélago, Camboya

Una de las delicias de Camboya es la sopa de murciélago, que es especialmente popular en la provincia de Kandal. Como muchos platos asiáticos, se supone que esta curiosa sopa tiene propiedades medicinales y a veces se consume como remedio a algunas dolencias. Por ejemplo, se dice que la sangre de murciélago de la sopa alivia trastornos respiratorios y ayuda a curar cualquier problema de vista que tengas.

En los restaurantes locales, la sopa se presenta de forma muy parecida a como se presenta una bandeja de langosta fresca en un restaurante de marisco del Mediterráneo. El camarero se te acerca con una jaula de murciélagos vivos para que elijas el que te quieras comer. Puedes pedirlo cocido, en sopa o incluso crudo.

6. Huevos de tortuga, Nicaragua

Comer tortugas marinas es parte de la cultura nicaragüense. Como no podía ser de otra forma, sus huevos, que tienen una cáscara muy fina, también se comen.

Para ello, primero se abre un agujero en la parte superior del huevo crudo. Después, se echa salsa picante o zumo de limón para curar el brebaje, y se añade un chupito de ron. Esta comida no solo es rarísima, sino que también es peligrosa. Al comer huevos de tortuga, también ingieres toxinas, bacterias y contaminantes.

7. Stink heads, Alaska, EE.UU.

El salmón es la esencia de la dieta tradicional de Alaska. Los nativos siempre han aprovechado todas las partes de este pez. Uno de los platos tradicionales estrella son las cabezas de salmón fermentadas, conocidas coloquialmente como “stink heads”, o cabezas apestosas. Básicamente, las cabezas del salmón real se entierran en agujeros de fermentación en la tierra, después se meten en barriles de plástico o de madera -o incluso en bolsas de plástico para almacenar comida- y se dejan unas semanas. Por último, se recogen y se consumen.

8. Chicha de jora - bebida de maíz fermentado y escupido, Perú

¿Sabías que la saliva humana puede fermentar granos de maíz? La chicha es una bebida popular en toda la región de los Andes que se remonta a los tiempos de los incas. La chicha de jora es una variedad alcohólica peruana. Para prepararla, la gente (normalmente hombres) mastica los granos de maíz húmedos, los escupe, los deja fermentar y luego los cuece hasta desintegrarlos.

9. Pulpo, Corea

Tanto el pulpo crudo como el vivo, servido directamente en una bandeja o en un cuenco, son muy comunes en Corea. Es exactamente como te imaginas: gomoso, duro y bastante insípido. Aun así, este plato ha sido una parte valiosa de la cocina coreana durante siglos. Además, se considera una comida muy sana que aumenta la vitalidad.

10. Cerebro de llama, Bolivia

Admirada por su bajo contenido en grasas y su altísimo contenido en proteínas, la carne de llama ha aumentado su popularidad mundial en los últimos años. En su hábitat natural, en los Altos Andes de Bolivia, este animal sigue siendo muy venerado. Las llamas se usan para transportar mercancías o turistas, y también se comen. Los bolivianos no malgastan ni un bocado de este animal tan nutritivo, por lo que el cerebro de llama es un plato popular.

Empieza a estudiar un idioma ahora. ¡Solo te va a llevar 15 minutos al día!



Mira nuestros otros artículo